UNO DEL PILOÑA.DEPORTE EN LA CIMA DEL ACONCAGUA

11 febrero 2011 en 02:05 | Publicado en Montaña | 1 comentario

Sí amigos, uno de los nuestros estuvo en la cumbre del Aconcagua.

El monte Aconcagua está situado en la cordillera de Los Andes, en Sudamérica, concretamente en la República Argentina. Es una montaña impresionante, su altitud asusta, casi 7.000 metros, lo que la convierte en la más alta de La Tierra, exceptuando, naturalmente, los colosos de Asia. Además, es una mole que está sola, es decir, los montes que la rodean son mucho más bajos por lo que está desprotegida de vientos y borrascas que la azotan sin piedad. El paisaje, pasada cierta altitud, es absolutamente lunar: ni animales ni plantas. Nuestro hombre nos decía: “Apenas vimos pájaros y sólo dos plantas, dos contadas”. Además, y para colmo, está situada en una latitud muy al Sur, con lo cual la capa de oxígeno de la cumbre, escasa ya por la altitud, se hace, al parecer, aún más escasa por lo que decimos de la latitud. En fin, todo un reto.

La poderosa atracción que ejerce el Aconcagua hace que muchos intenten su conquista, y que muchos “valientes” piensen que al ser una cumbre sin grandes dificultades “técnicas” sea pan comido. Pero como nuestro hombre nos ha explicado es muy bajo el tanto por ciento de  los que hacen cumbre, al cabo del año, en relación a los que lo intentan. Además, la media de intentos para llegar arriba se sitúa en tres; ¡normalmente hacen falta tres intentos para lograrlo! El mal de altura, los problemas pulmonares y cerebrales por la falta de oxígeno, el frecuente mal tiempo, los accidentes…, son algunos de los enemigos de los montañeros del Aconcagua.

Hace falta, por lo tanto, ser un buen atleta, un buen montañero y estar en buena forma física. Se necesita un equipo decente y, sorprendentemente, se necesita mucha paciencia, o si lo preferís, algo de tiempo. Nuestro hombre falló en su primer intento de llegar a la cumbre porque acudió a la montaña con pocos días de margen. Esta vez no; esta vez él y sus compañeros fueron con los días suficientes para ir aclimatándose, aunque, como nos dijo, resultaba duro tener que estar parado en los diferentes campamentos, viendo a la gente marchar hacia la cumbre con un excelente buen tiempo. Pero un experto montañero español les recordaba todos aquellos días que tuviesen paciencia, que era la mejor forma de lograrlo. Así fue.

Eduardo Valero Matas ronda los cincuenta años y es médico de profesión.(El Méquiru le llamó alguno de La Peridiella). Es un gran deportista, es un gran atleta. Practica la montaña, en todas sus facetas, la bicicleta, la orientación, las carreras populares…Ha estado en Pirineos, Alpes Himalaya…Es, además, un hombre comprometido a tope con el proyecto del Piloña.Deporte.  Es un gran compañero y es un gran amigo mío. Esta es su historia en el Aconcagua: (pinchar)

Aconcagua 2011

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. […] Os recuerdo su Aventura en el Aconcagua. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: